Regala un masaje a tu vida, ¡tu cuerpo lo agradecerá!

Lo que hoy me empuja a escribir esta entrada ha sido una experiencia a la que he asistido en calidad de Blogger. Así que por fin tengo la excusa perfecta para contaros de nuevo un poco de mi vida. Qué tiempos aquellos en los que decidí hacer un diario sobre el día a día de una profesional del social media. ¿Os acordáis?

En fin, a lo que iba; como ya publicamos en su día en el blog de la Barber, el año pasado tuvimos la suerte de asistir en calidad de sponsors de Grup Olivé a la calçotada que Sónia Graupera organiza en el encantador restaurante Can Besa, en pleno Montseny. Así que, además de realizar la comunicación y difusión del evento en sí y de promocionar los premios que otorgábamos, todos los participantes a dicha calçotada recibían alguno de los regalos que se sorteaban. En su mayoría estaban compuestos por: estancias en hoteles de lujo, tratamientos corporales en diferentes espacios, ágapes en grandes restaurantes… Pues bien, después de charlar con el resto de los invitados y comer deliciosamente bien, llegó el turno del tradicional sorteo de premios. A Marc le tocó una espectacular maleta Delsey y a mi,  un masaje-experiencia de 80 minutos en el Mayan Luxury Spa de Barcelona.

Como el tiempo pasa muy rápido y yo tengo muy poco, la verdad es casi me olvidé de mi premio. Digo casi porque sí que me acordaba pero nunca encontré el momento de poder ir.

Pasado casi un año y en vistas al nuevo encuentro que Sònia está organizando, me maldije a mi misma por no haber utilizado mi regalo. Pues bien, después de intercambiar algunos mails con Manuel De la Garza, director del Mayan Luxury Spa, me dijo que sin problema podía realizar mi masaje.

Así que el pasado martes me dirigí paseando desde nuestra oficina al increíble edificio que es El Palace Hotel Barcelona. Una vez en su interior, el espacio del hotel me cautivó.


El Spa se encuentra en el primer piso, al final de unas escaleras. En la entrada me recibió Anaïs, quien amablemente me invitó a pasar al vestuario para poder cambiarme. Mientras me explicaba en que consistía mi experiencia, me embargaba una sensación de paz a través del aroma del lugar, la leve música de fondo y la tenue luz de la estancia.

Comencé el circuito en el temazcal. Para los que no lo sepáis, este tipo de sauna cumple con los rituales aztecas de baños de vapor construidos con piedra y argamasa, y que habitualmente tomaban las mujeres embarazadas. Una vez finalizado el ritual me dirigí a la sala de masaje.

Ya en la camilla, me dejé llevar por el masaje que me proporcionaban las manos de la terapeuta. En mi caso, me habían preparado un tratamiento CHUUN NAK que consta de un masaje ancestral Maya de 50 minutos. Como bien se me explicó, se trata de una tradicional técnica de curación Maya de  circulación de energía, combinada con masaje realizado con cera de una vela aromática. Se inicia en el abdomen, ya que es el área que guarda y procesa las emociones humanas. Este masaje está enfocado a abrir los caminos de energía bloqueados y liberar las energías negativas.

Os podría contar mucho sobre lo que sentí, lo que pensaba durante mi estancia, lo bien que olía todo, y especialmente, lo super relajada que acabé. Pero las experiencias son algo muy personal y es algo que recomiendo que probéis o regaléis a alguien a quien queráis mucho.

Hay que ir. ¡Sí o sí!

Qué pasa cuando hace mucho que no escribes en tu blog

Claro. Así no se puede.

La causalidad hace que escriba poco. Menos de lo que quisiera, por aquello de caer en los topicazos. La realidad es distinta. Es un tema de prioridades. Como todo. Claro. Y así no se puede. No se puede tener un blog abandonado, porque el #personalbranding se resiente cantidad. Sobre todo en el alma, que es donde duele. Que la entrada con más visitas sea la de los canapés, me supone un cierto desconcierto y creo que acierto en pensar que haría el bien si compartiera aquí y ahora la receta de mi sabrosa y famosa a la par, tarta de manzana, o como yo la llamo, la tarta de 3. Receta que no contaré por mi resentido ya de por vida y comentado, personal branding. Lástima, con lo fácil que es.

Y te vas a Twitter. Y ahí buscas en la intimidad lo que Facebook niega en compañía, a saber: contenido original, bueno y novedoso. Sin resultados vuelves a Facebook donde el mundo parece pensar en un asunto sin puntos ni comas.

Saltar a Instagram da cierta grima a ciertas horas. Demasiados selfies de confianza confluyen con montes verdes, mares azules y cielos rojos. Flores de colores que alegran la retina y aburren el alma de pacotilla y aún así dan algo de vidilla.

¡Cielos, qué hora es! Habrá que apagar, dormir y soñar en navegar por rincones redondos, cálidos y pérfidos. Maquetaré tal vez mañana. No sin antes enviar a mi editor, la copia borrador de la entrada  de este mi abandonado blog.

Se os quiere.

Girona: de paseos y helados

Girona, helados, Rocambolesc,

Demasiada calor. El veranito del 2015 pasará a la historia por ser de aquellos en los que te despiertas a media noche sin aire que llevar a los pulmones. Pero vamos, eso se lleva bien.

A lo que iba. El sábado por la tarde, siesta en mano, vestido a punto y tacones en los pies. decidí ir a mi adorada Girona a dar un paseo con un solo objetivo, el de perderme por sus calles para acabar en Rocambolesc. El porqué de mi fijación no creo que ataña en este relato, tal vez forme parte de otra historia; el caso es que aparcado el coche y puesto el euro de rigor en el parkimetro, dejé que mis pasos fueran perdiéndose entre los adoquines de la ciudad. Caminé por el puente de piedra respirando esa suave brisa que influenciaba mis pobres pensamientos de turista: “hay qué ver que poca agua pasa por el Onyar comparado con mi visita anterior, en mayo, para disfrutar de Girona,Temps de Flors, y que carpas más grandes se vislumbran” por favor

Girona  Eva Romeu pont pedra  Rocambolesc

El Pont de Pedra-Girona- Eva Romeu

Mis reflexiones eran de lo más variadas. Sin embargo la que más me sorprendió fue la cantidad incontable de veces que he visitado Girona y aun hoy soy incapaz de acordarme del nombre de sus calles. Será porque siempre que voy, no me importa el tiempo ni el rumbo, y me dejo engullir por el ambiente animado del Call Jueu. Observo sus gentes y sobretodo las situaciones en las que se encuentran. Es un quehacer que me absorbe por completo. Este, y el de tomar fotos con el iPhone buscando la captura perfecta para colgar en Instagram.

Passar la tarda de dissabte a #Girona sempre és una inmillorable opció! 😍

A post shared by Eva Romeu (@evitabcn) on

Llego a la calle Santa Clara, cuyo nombre me he obligado a recordar, cuando las tiendas de moda ya han cerrado y las dependientas pasan caja con unas ansias de libertad que atraviesan los escaparates. No hay prisa, solo capricho, así que acelero y a poco más de mitad de calle me encuentro con la heladería. Se ve pequeña  de juguete, sin muchos preámbulos y
bastante cola, entro para elegir el sabor de mi viajado helado.

Variedades y sabores habituales, precios asequibles, degustación en la calle, y el de manzana al horno que me puede y me seduce. Qué fácil soy, a veces. Infinidad de toppings de colores dispares, sabores desconocidos, texturas misteriosas y me dejo aconsejar, más por bloqueo mental que por razón alguna, así que salgo del local con un helado en tarrina, con galletitas de mantequilla y dos tipos distintos de trocitos de manzana. Está claro que lo mío no son los blogs gastronómicos, ahora debería acordarme de los nombres específicos de los toppings y aquí estoy, en pleno esfuerzo y nada. La cucharilla es muy cuqui, primer pensamiento al verla,  y después del postureo necesario, a saber: foto en Facebook del momento con su checkin de rigor y su texto, me dispongo a catar mi objetivo.

Sería cruel por mi parte finalizar aquí mi relato, aunque debiera. Para gustos, pantones.

Añadiré que proseguí mi paseo hasta una gran plaza, cuyo nombre he tenido que googlear: La Plaça de la Independència, y de allí al coche, se hace de noche y hay que cenar.

PD: ¡Espectacular!

Anochecer en Barcelona desde los Búnkers del Carmel

barcelona, búnker, carmel, anochecer, Eva Romeu

Anochecer en Barcelona

Te despiertas de la siesta y sin pensarlo, sabes que lo que te queda de domingo ya está decidido. Sofá, alguna peli, y ver las próximas 2 horas pasar antes de tomar la decisión de hacer la cena.

Pero, ¡Oh sorpresa!, te levantas y aún es de día. Ahora si que no voy a quedarme en casa, se me remueven las tripas con el hastío habitual de pensar en desaprovechar la magnífica tarde que está haciendo.

Con las botas puestas y el iPhone cargado, salimos a la calle rumbo al lugar donde los Igers capturan las mejores vistas de Barcelona: los búnkers del Carmel
El lugar es de acceso complejo, caminos a medio arreglar y paisaje desolado.
La magia se produce cuando por fin llegamos a la cima.
El lugar produce una sensación única, tanto por la historia que alberga, como por la cantidad de turistas y visitantes que se encuentran sentados, al margen del precipicio, con los pies al vacío, contemplando en silencio la ciudad.
Grupos de amigos merendando, parejas de novios haciéndose selfies, fotógrafos profesionales, trípode en mano, captando cada uno de los minutos que van oscureciendo la ciudad. El sol comienza su despedida desde el Tibidabo y baña Barcelona con su cálido color.
De lejos suenan los acordes de una tímida guitarra que alguien arranca de sus cuerdas. Sigue la magia, comienza la noche. Ahora si, puedo pensar en la cena. Para hoy… sueños de un maravilloso anochecer.
Panorámica de Barcelona

Panorámica de Barcelona

 Os comparto el vídeo, con algunas de las capturas. ¡Qué lo disfrutéis!

¡Mis motivos por los que el #socialmedia nunca es rutina! ¡Feliz 2014!

 

2013 ha resultado ser un año muy especial.

Desde el cambio de rumbo en mi vida laboral hacia el Social Media, el entorno que me rodea ha mutado hacia un mundo totalmente nuevo, apasionante, estresante y sobretodo lleno de retos.

La idea de realizar un vídeo el pasado año, (Uff… pasado año, ya), se me antojó justo antes de que Statigram y otras plataformas lanzaran sus campañas de final de año, con aplicaciones y herramientas especiales para realizar buenas producciones de vídeo en poco tiempo, sin embargo, y  a pesar de que algunas de ellas, las probé e incluso las compartí, sentí que me faltaba algo.

El trabajo más complejo ha estado el de elegir entre la inmensa cantidad de imágenes que realizamos cada día, sobre cualquier aspecto de nuestro entorno. Imposible ponerlas todas, ha sido un año intenso, cargado de grandes momentos en increíbles espacios.

Luego, buscar un programa de edición de vídeo adecuado. Me decidí por Corel Vídeo studio Pro. Arduo trabajo que hubiera sido imposible de realizar sin Marc Mora, mi compañero de fatigas, y del que tanto he aprendido. ¡Gracias Marcus! 🙂

Aquí está el resultado, gracias a todos lo que lo habéis hecho posible, aunque tal vez no salgáis, estáis en mi corazón. ¡Os quiero!

Canapés fáciles y otras excusas para escribir en mi diario.

Día 2. (Aunque hayan pasado algunos más desde la última entrada…)                                                                        26 de Diciembre 2013

Pues sí, estamos ya a finales de año y para no aburrir con el tema de los resúmenes fotográficos ( que me encantan) y hacer balances y valoraciones que me ponen en cierto estado incómodo, os voy a contar la receta de los canapés familiares que hice el día de Sant Esteve.
Ahora no pensemos que voy a cambiar de tercio y me dedicaré en cuerpo y alma a la hostelería bloguera que tanto posiciona en la red. ¡Ni mucho menos! lo mío sigue siendo el Social Media,  pero se trata de la excusa perfecta para enseñaros mis dotes culinarias y así compartir las fotos que hice en su día y que no publiqué…
Manos limpias, cocina en orden y en la nevera ni una gamba, ni salmón ahumado, ni jamón de bellota. ¡Pues vamos bien!
Ingredientes: lo que hay por casa, a saber:
Pan de molde, Foie, atún, aceitunas, jamón cocido, queso Havarti, tomate frito, anchoas, huevos duros, … dejo la coma abierta, que seguro me olvido de algo…
Elaboración: Aplastamos el pan con un rodillo, o en su ausencia, una botella de Málaga Virgen. De la que nos habremos servido un módico medio vasito.

20131228-014307.jpg

Botella de Moscatel para la elaboración de los canapés.

Variedades: Voy a inventar unos nombres ocurrentes, cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.

Originales Rellenitos: Mix de atún, pimiento morrón, aceitunas y tomate sofrito.
Sabores infantiles: Jamón y queso
Delicatessen: Foie de canard o Foie Gras del de toda la vida…
Curraditos: Mix de huevo duro, aceitunas y anchoas.

Se enrollan con sumo cuidado y se ponen en la nevera para que cojan frío. En caso de prisa extrema, un toque de congelador puede ser la solución.
Las decoraciones son vitales para el sabor adecuado y la textura correcta de nuestros canapés, así como su posición armoniosa en pleno centro para la correcta distribución de todos los contrastes gustativos.

Observaciones: se observa la ausencia de mantequillas, margarinas, mayonesas y demás salsas típicas. Algunas por falta de existencias, otras por no ser del agrado de la cocinera...o sea, moi même! 

20131228-012301.jpg

Canapés fáciles – Sugerencia de presentación – Sin filtros

Ya veis: ¡Canapés fáciles, buenos, y os aseguro que dan el pego!

#Slow5 en Restaurant TuseT

Día 1                          25 Noviembre 2013

Comienza este miércoles con las prisas, los desayunos y los arreglos de casa  habituales y tan favorecedores para el cutis en invierno. Me miro de reojo al espejo y con cierto temor. Evidentemente, tendré que ir a algún centro de estética express para arreglarme. ¡Esta noche tengo evento!

Primer cliente del día sin sobresaltos y mails respondidos on time. Me siento feliz.

De camino a la oficina, calculo mentalmente la ruta, el tiempo, la dirección y los cruces que deberé sufrir antes de llegar a la peluquería más cercana.

Llegué. ¿He comido? No. Luego.

La peluquera está de buena estrella y me deja las cejas perfiladas y perfectas. Y ya que estamos, ¿Me hago lavado y secado? ¡Venga!

Después de hora y media larga y del iPhone sin casi batería de responder interacciones, chats y mails, la peluquera de la buena estrella no me deja salir del establecimiento sin maquillar. ¡Dios, Existe el maquillaje! Fíjate que mona he quedado…

Arranco la moto y me dirijo a la oficina mientras repaso mentamente por un lado, mis tareas pendientes y por el otro… ¡Mira que guapa me han dejado!

Delante ya del ordenador, preparo el evento, hago las creatividades, tuiteo y cargo de una vez el móvil.

Para esta noche tengo que encargarme de una de mis cuentas predilectas, la del Grup Olive. Les llevamos las redes en The Plan Company, y tanto por la temática como por los profesionales que forman parte en esta empresa familiar es todo un placer.

Llego al recién decorado Restaurant TuseT. Qué bien se está. ¡En la calle hace un frío…!

Dejo la chaqueta y las plumas prometidas (plumas cuya historia os contaré otro día) en el guardarropía y me dispongo a entrar en la sala principal. Realmente ha quedado tan acogedor… La madera de color cálido, esas imágenes de Barcelona, las mesas tan bien dispuestas.

Se respira un ambiente moderno y distendido y de la cocina abierta llega un aroma tan agradable… Un DJ selecciona música disco para este tercer #slow5, ya hay grupos de amigos que charlan, comentan, ríen. Chus Alonso inmortaliza momentos con su recién estrenada cámara y Carlos Fortuna nos maravilla con sus trucos mágicos. Alucinante

Eva Romeu #slow5

Photocall #Slow5

Estoy con Maria Redondo, Pedro Rojas, Oscar García y Victor Martín, y mientras comentamos nuestras aventuras y nos fotografiamos haciendo el loco, vamos picando verdaderas tentaciones que el Restaurant TuseT ha preparado para la ocasión.

Saludo, hablo, miro, observo, fotografío y sobretodo felicito a Oriol Olivé, anfitrión y director de operaciones del Grup Olivé y a Alicia Balà, jefe de RRHH.

Slow5 Eva Romeu

Photocall #Slow5

Tuiteo, posteo, hago check-in, monitorizo y capto el ambiente que se desprende de las risas, conversaciones, miradas y gestos, ese es mi trabajo para esta noche. El saber transmitir aquellas percepciones a los que no tienen la oportunidad de compartir este gran momento con nosotros.

Realmente ha sido el Momento #Slow5 del día. … … y de la semana … … ¡y del mes!

Eva Romeu