Diario de una Social Media Business Woman Día 0

Eva Romeu, social Media business

Eva Romeu

 

Podría decir que el nuevo enfoque que le quiero dar a este mi querido blog, va a ser algo así como un diario, intentado no caer en la copia imposible de ser una nueva Bridget Jones, por supuesto.

Y digo intento, porqué es harto improbable que le pueda dedicar las horas que me gustaría y debería a tal tarea.

Antes de las “vacaciones” (llámese “vacaciones” al período estival, que no de descanso laboral) ya me rondaba por la cabeza el que sería mi leitmotiv actual: “Si la vida te da rutina, tú dale Social Media…¡Vas a ver!”. Eso significa en un tono irónico-festivo que, desde que me dedico a “esto” del Social Media, puedo asegurar, garantizar y reiterar que no he tenido un solo día igual al anterior.

Y no es que sea malo, pero si estresante, emocionante, apasionante y alucinante (añádase los adjetivos acabados en -ante que se precise…)

No de fiestas vive el Social Media. En más de una ocasión alguno de mis amigos y unos cuantos conocidos me dicen que qué bien vivimos. Estamos siempre de fiesta, en eventos espaciales con gente “guay”, y estamos a la última en todo lo relacionado al 2.0.

¡Pues claro! Forma parte de nuestro día a día. El leer, aprender, conocer y el fantástico networking que conlleva. En estos eventos se trabaja como nunca y se disfruta también, no lo negaré.

Así que hoy, que tengo medio día de maravillosa rutina en la oficina aprovecho para saludar y actualizar el blog. ¡Buena excusa!

Eva Romeu

Anuncios

Spam en Instagram

Soy bastante fan de Instagram. cada vez un poquito más. Como todo en esta vida llegué a esta red por el boca a boca, mi amigo y compañero de trabajo Nando Merino @nandomerino, me convenció( fácilmente, eso si) de que me abriera una cuenta. Creo que he llegado a abrir 3… Como casi todo en este mundo virtual y social en el que estamos inmersos, al principio no me sedujo lo suficiente. Los motivos son de sobras conocidos, falta de seguidores, aquí no me conoce nadie, no se que fotografiar… Pero claro, poco a poco, le coges el gusto. Haces amigos, recomiendas la red y llega el día en que paseas por la calle y todo lo instagrameas de forma casi natural. Los comentarios adiccionan, los likes son instantáneos y los seguidores se convierten en amigos. Tal vez otro día escriba sobre Instamessage. Hasta aquí todo genial. No es que me las dé de fotógrafa profesional, no llego ni a #iger de renombre, pero ahí estamos.
Y de repente llegan los seguidores. Muchos. ¡En dos días casi 100 más! Claro, mi primer pensamiento ha alegado a la vanidad. Wow! ¡Que bien! Y después del primer calentón, ya en plena consciencia, busco si hay algo escrito y relacionado con el tema. Y no, sólo tuits sueltos buscando lo mismo. Y proclamando el Spam en IG. Así que manos a la obra.
El perfil de estas cuentas-spam son en su mayoría de habla inglesa, tienen el mismo nombre de usuario y de nick. Las fotos son de personas reales. Tienen una media de 4000 seguidores y seguidos. lo mejor de todo son sus bios. Frickis totales.
Pero aún hay más. ¡No tienen ninguna foto en sus galerías! Así que releemos la bio y ¡oh! Sorpresa, hay un enlace. Si vamos al enlace. Ya hemos caído en la trampa.
De hecho, particularmente, desde el iphone no lo he abierto, pero si desde Statigram y luego desde el mismo Instagram formato sobremesa. Y redirige a una página de jobs-empleo.
Claro, el tema es, que no hay que seguir a estos perfiles. Pero si tener constancia de existen y estar alerta de no

Salir a cazar nubes

Revisaba mi galería de fotos de Instagram (@evitabcn), y cierto es que tengo muchas fotos de nubes.
Nubes borrascosas, de colores, o blancas y de infinitas formas en no tan lejanos lugares.
En un primer lugar pensé que tal vez debería dejar de fotografiar cielos y dedicarme a temas más terrenales,por aquello tan típico de tener la cabeza en las nubes. Sin embargo, me encuentro incómoda cuando bajo la pequeña lente de mi iPhone, a la altura de mis ojos, y no veo nada que me seduzca a ser captado.
Las calles, las personas y todos los elementos que forman parte de nuestro hábitat merece ser capturado de forma especial, cierto. Pero ni platos de comida(exquisitos), ni gatos (de los que me declaro fan) ni yo misma haciendo poses delante de un espejo me provocan el click. Mi leitmotif son los cielos cubiertos. Las cumbres que lo arañan, los grises edificios que tienen la suerte de compartir espacio.

20121027-004554.jpg

20121027-004635.jpg