Regala un masaje a tu vida, ¡tu cuerpo lo agradecerá!

Lo que hoy me empuja a escribir esta entrada ha sido una experiencia a la que he asistido en calidad de Blogger. Así que por fin tengo la excusa perfecta para contaros de nuevo un poco de mi vida. Qué tiempos aquellos en los que decidí hacer un diario sobre el día a día de una profesional del social media. ¿Os acordáis?

En fin, a lo que iba; como ya publicamos en su día en el blog de la Barber, el año pasado tuvimos la suerte de asistir en calidad de sponsors de Grup Olivé a la calçotada que Sónia Graupera organiza en el encantador restaurante Can Besa, en pleno Montseny. Así que, además de realizar la comunicación y difusión del evento en sí y de promocionar los premios que otorgábamos, todos los participantes a dicha calçotada recibían alguno de los regalos que se sorteaban. En su mayoría estaban compuestos por: estancias en hoteles de lujo, tratamientos corporales en diferentes espacios, ágapes en grandes restaurantes… Pues bien, después de charlar con el resto de los invitados y comer deliciosamente bien, llegó el turno del tradicional sorteo de premios. A Marc le tocó una espectacular maleta Delsey y a mi,  un masaje-experiencia de 80 minutos en el Mayan Luxury Spa de Barcelona.

Como el tiempo pasa muy rápido y yo tengo muy poco, la verdad es casi me olvidé de mi premio. Digo casi porque sí que me acordaba pero nunca encontré el momento de poder ir.

Pasado casi un año y en vistas al nuevo encuentro que Sònia está organizando, me maldije a mi misma por no haber utilizado mi regalo. Pues bien, después de intercambiar algunos mails con Manuel De la Garza, director del Mayan Luxury Spa, me dijo que sin problema podía realizar mi masaje.

Así que el pasado martes me dirigí paseando desde nuestra oficina al increíble edificio que es El Palace Hotel Barcelona. Una vez en su interior, el espacio del hotel me cautivó.


El Spa se encuentra en el primer piso, al final de unas escaleras. En la entrada me recibió Anaïs, quien amablemente me invitó a pasar al vestuario para poder cambiarme. Mientras me explicaba en que consistía mi experiencia, me embargaba una sensación de paz a través del aroma del lugar, la leve música de fondo y la tenue luz de la estancia.

Comencé el circuito en el temazcal. Para los que no lo sepáis, este tipo de sauna cumple con los rituales aztecas de baños de vapor construidos con piedra y argamasa, y que habitualmente tomaban las mujeres embarazadas. Una vez finalizado el ritual me dirigí a la sala de masaje.

Ya en la camilla, me dejé llevar por el masaje que me proporcionaban las manos de la terapeuta. En mi caso, me habían preparado un tratamiento CHUUN NAK que consta de un masaje ancestral Maya de 50 minutos. Como bien se me explicó, se trata de una tradicional técnica de curación Maya de  circulación de energía, combinada con masaje realizado con cera de una vela aromática. Se inicia en el abdomen, ya que es el área que guarda y procesa las emociones humanas. Este masaje está enfocado a abrir los caminos de energía bloqueados y liberar las energías negativas.

Os podría contar mucho sobre lo que sentí, lo que pensaba durante mi estancia, lo bien que olía todo, y especialmente, lo super relajada que acabé. Pero las experiencias son algo muy personal y es algo que recomiendo que probéis o regaléis a alguien a quien queráis mucho.

Hay que ir. ¡Sí o sí!

Anuncios

Qué pasa cuando hace mucho que no escribes en tu blog

Claro. Así no se puede.

La causalidad hace que escriba poco. Menos de lo que quisiera, por aquello de caer en los topicazos. La realidad es distinta. Es un tema de prioridades. Como todo. Claro. Y así no se puede. No se puede tener un blog abandonado, porque el #personalbranding se resiente cantidad. Sobre todo en el alma, que es donde duele. Que la entrada con más visitas sea la de los canapés, me supone un cierto desconcierto y creo que acierto en pensar que haría el bien si compartiera aquí y ahora la receta de mi sabrosa y famosa a la par, tarta de manzana, o como yo la llamo, la tarta de 3. Receta que no contaré por mi resentido ya de por vida y comentado, personal branding. Lástima, con lo fácil que es.

Y te vas a Twitter. Y ahí buscas en la intimidad lo que Facebook niega en compañía, a saber: contenido original, bueno y novedoso. Sin resultados vuelves a Facebook donde el mundo parece pensar en un asunto sin puntos ni comas.

Saltar a Instagram da cierta grima a ciertas horas. Demasiados selfies de confianza confluyen con montes verdes, mares azules y cielos rojos. Flores de colores que alegran la retina y aburren el alma de pacotilla y aún así dan algo de vidilla.

¡Cielos, qué hora es! Habrá que apagar, dormir y soñar en navegar por rincones redondos, cálidos y pérfidos. Maquetaré tal vez mañana. No sin antes enviar a mi editor, la copia borrador de la entrada  de este mi abandonado blog.

Se os quiere.

Diario de una Social Media Business Woman Día 0

Eva Romeu, social Media business

Eva Romeu

 

Podría decir que el nuevo enfoque que le quiero dar a este mi querido blog, va a ser algo así como un diario, intentado no caer en la copia imposible de ser una nueva Bridget Jones, por supuesto.

Y digo intento, porqué es harto improbable que le pueda dedicar las horas que me gustaría y debería a tal tarea.

Antes de las “vacaciones” (llámese “vacaciones” al período estival, que no de descanso laboral) ya me rondaba por la cabeza el que sería mi leitmotiv actual: “Si la vida te da rutina, tú dale Social Media…¡Vas a ver!”. Eso significa en un tono irónico-festivo que, desde que me dedico a “esto” del Social Media, puedo asegurar, garantizar y reiterar que no he tenido un solo día igual al anterior.

Y no es que sea malo, pero si estresante, emocionante, apasionante y alucinante (añádase los adjetivos acabados en -ante que se precise…)

No de fiestas vive el Social Media. En más de una ocasión alguno de mis amigos y unos cuantos conocidos me dicen que qué bien vivimos. Estamos siempre de fiesta, en eventos espaciales con gente “guay”, y estamos a la última en todo lo relacionado al 2.0.

¡Pues claro! Forma parte de nuestro día a día. El leer, aprender, conocer y el fantástico networking que conlleva. En estos eventos se trabaja como nunca y se disfruta también, no lo negaré.

Así que hoy, que tengo medio día de maravillosa rutina en la oficina aprovecho para saludar y actualizar el blog. ¡Buena excusa!

Eva Romeu